Un dron grafitea anuncio de Calvin Klein


Dron

El pasado miércoles 29 de abril quedó marcado en la historia de la tecnología como el día en que un dron protagonizó por primera vez un acto de vandalismo urbano; en concreto, pintar de rojo la cara de la modelo Kendall Jenner, imagen de la última campaña de Calvin Klein.

El anuncio, que cubre buena parte de la fachada de un edificio de seis pisos ubicado en la esquina de la calle Houston con Lafayette, en Nueva York, amaneció garabateado.

Eso sí, ningún ser humano había arriesgado su vida para llegar tan alto. Alguien había enviado a un dron a esas alturas, con órdenes más o menos precisas.

Se trata de un artista que usa el seudónimo de Katsu y que, como casi todos los grafiteros, soñaba con dejar su huella en los sitios más inaccesibles de la ciudad. Katsu reconoce que aspira a conseguir “la ubicuidad urbana”.

En 2012 ya lo había intentado con una máquina ultrarrápida de su invención que permitía pintar con un extintor de incendios modificado.

Consiguió cubrir en tiempo récord un ala del Museo de Arte Moderno de Los Ángeles durante la inauguración de una exposición de arte urbano, pero la policía limpió la pared también rápido.

Katsu necesitaba una tecnología más sofisticada: creó entonces una máquina de pintar volante.

Una semana antes de boicotear la campaña de Calvin Klein, el grafitero exhibió varios de sus lienzos pintados con un dron en la Feria de Arte Contemporáneo de Silicon Valley.

En aquel momento declaró en una entrevista al Center for the Study of the Drone que por el momento solo había usado los drones para pintar lienzos, pero que sus planes eran más ambiciosos.

“Quiero experimentar en las calles y crear enormes murales en sitios que son inalcanzables incluso para los artistas más temerarios y acróbatas”, especificó.

El 29 de abril los transeúntes de una esquina de Manhattan vieron ascender a una especie de libélula que garabateaba la cara de Kendall Jenner.

Desde algún sitio cercano, el artista pilotaba un dron modelo DJI Phantom 2s. Esta vez a la policía no le sería tan fácil borrar su huella. Además, nadie ponía en peligro su vida y la obra quedó terminada a toda velocidad. No más de un minuto.

El País

 

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s