¿Realmente te hacen popular los "likes"?

La popularidad que ofrecen las redes sociales no se traduce necesariamente al mundo real y puede volverse una espada de doble filo.

Gracias a Facebook, hoy más que nunca, recordar los cumpleaños de nuestras amistades, saludarlas, estar al tanto de lo que les ocurre o darles un “like” es algo muy sencillo. Pero si bien la red social ofrece estas y otras ventajas, también puede volverse una espada de doble filo.
Muchas veces Facebook hace que la comunicación que se entabla en su plataforma sea “atrofiada”. Una felicitación por un cumpleaños, un saludo o comentario no necesariamente transmiten los verdaderos deseos que tenemos para con las personas.
“La gente pasa mucho tiempo mirando las vidas de sus amigos, leyendo publicaciones y actualizaciones, mirando fotos y sintiendo que están conectados con ellos; sin embargo, con frecuencia, no se relacionan con ellos más allá de las pantallas de su monitor”, comenta Karen North, profesora de Medios Sociales Digitales y Directora de la Escuela Annenberg de la Universidad del Sur de California.

Las redes sociales solo muestran una parte de la vida de una persona

La comunicación directa, esa que se entabla cuando te encuentras cara a cara con el prójimo o cuando se conversa por teléfono, pero para saber de él y demostrarle que importa, se pierde con la instantaneidad de Facebook.
Asimismo, la falsa sensación de intimidad hace que sea más fácil cuestionar si nuestros conocidos son realmente nuestros amigos, y viceversa.
Desplazarse por las publicaciones de nuestros amigos puede dar una equivocada sensación de que, a diferencia de nosotros, los demás participan de una vida social muy activa, cuando en realidad no necesariamente es así, explica la Dra. Erin Vogel a NBC News BETTER.
Este hábito genera que estemos más pendientes de lo que hacen los demás, ocasionando que nos sintamos solos al comparar la interacción de nuestros amigos Facebook con la nuestra. El resultado será una sensación de rechazados o creerse ignorado.
Un estudio encontró que la adicción a Internet estimula los mismos sistemas de recompensa en el cerebro que la heroína, y sí, el uso excesivo de las redes sociales se ha calificado como adicción a Internet, ya que puede causar síntomas de abstinencia legítimos –como en el caso de los drogadictos.
Otra forma en la que Facebook puede tener un efecto negativo en la salud de sus usuarios, es debido a la creciente tendencia a comparase con los demás. Ver el aparente éxito del otro y pensar que se encuentran en una mejor posición que nosotros impacta sobre la autoestima, comenta Vogel.
Lo irónico es que estas comparaciones y suposiciones pueden estar muy alejadas de lo real, porque generalmente hay mucho más en la vida de una persona que lo que deja ver en Facebook.
La mejor forma de usar las redes sociales
Usar Facebook o demás redes sociales no es malo, siempre y cuando se tome un papel activo y realista; es decir, interactuar con nuestro círculo cercano, con el cual compartimos también actividades fuera de línea. De esa manera, es posible fortalecer los lazos que se crean en la vida cotidiana.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *